6 pasos que seguir al reformar tu oficina

A la hora de reformar la oficina pueden aparecer dudas. Algunas personas quieren que tenga un aspecto profesional, pero a la vez que no sea frívolo. En cambio, otras prefieren un estilo más hogareño, pero no muy informal. Seguramente tomes la decisión correcta si tienes presente el tipo de servicios que ofreces.

Para facilitarte un poco este proceso, compartimos contigo algunos pasos importantes para seguir al reformar tu oficina.

PASO 1 – LICENCIA

Como para cualquier otra obra, se necesita un permiso. En estos casos, nuestra empresa se encarga personalmente de hacerlo, pero si lo haces por cuenta propia debes ir a las autoridades de tu localidad y ahí te informaran sobre los requisitos necesarios para obtener el permiso de obra.

PASO 2 – ORGANIZACIÓN

Es importante que tengas un esquema mental de como quieres que queda la oficina, o incluso un dibujo, donde se pueda ver donde debe ir cada cosa (enchufes, mobiliario, luces, etc.). Los detalles son un punto clave. En nuestra empresa lo sabemos, por lo tanto, ofrecemos asesoramiento a nuestros clientes.

PASO 3 – PROFESIONALES

Elige bien la empresa que te hará la reforma. Es importante la calidad y el trato que te ofrecen. Ten presente que tiene que haber un equilibrio referente al precio. Barato no siempre es sinónimo de mala calidad, ni caro es siempre sinónimo de calidad suprema. A la hora de elegir, acentúa los valores de la empresa y lo que ofrecen.

PASO 4 – PRESUPUESTO

El presupuesto tiene que ser detallado y asegúrate de explicar bien lo que quieres hacer. Deja un espacio en tu mente para los imprevistos. Pueden aparecer, ya que una vez empezada la reforma pueden surgir cosas que se desconocían.

PASO 5 – CONTROL

Sabemos que las reformas no son precisamente agradables, pero intenta mantener la calma y el control de tu estado de ánimo. No durará para siempre, así que intenta organizarlo todo lo mejor posible y estar preparad@ para cualquier imprevisto.

PASO 6 – ESTILO

Por último, pero no lo menos importante, piensa en lo que quieres transmitir a tus clientes cuando acudan a tu oficina. Si no consigues decidirte, consulta un especialista o hecha un vistazo en alguna revista de interiores.