Duchas de obra

La Ducha a tu medida

Las duchas de obra a ras del suelo que están perfectamente integradas en la superficie del baño son una tendencia al alza. El baño es una de las estancias de la casa que tarde o temprano nos vemos obligados a reformar, bien porque su diseño se ha quedado obsoleto y queremos darle un aire más contemporáneo, o porque cambian las necesidades de la familia con la llegada de niños o personas mayores. La sustitución de la ducha o de la bañera te ofrece la posibilidad de instalar una ducha a ras de suelo en tu baño. Se caracterizan por que el acceso se realiza sin escalones, quedando así la zona de la ducha integrada en el ambiente del baño, sin el peligro de tropezones y golpes con las esquinas. Su enorme versatilidad y su fácil adaptación la hacen prácticamente imprescindible a la hora de diseñar el proyecto de un baño aprovechando al máximo el espacio disponible.

Ventajas de una ducha de obra

  • El diseño de la ducha puede ajustarse a las necesidades de la estancia, por lo tanto se podrá obtener mayor eficiencia del espacio.
  • La principal ventaja de una ducha de obra es sin duda la facilidad de acceso que tiene, sin barreras arquitectónicas, que es muy importante sobre todo para personas mayores o con movilidad reducida.
  • La gran variedad de los acabados de las duchas de obra abre un abanico de posibilidades tanto en diseño como en uso (acabado de piedra relajante o gresite antideslizante).

Decoración de una ducha de obra

En cuanto a los materiales, su puede optar por escoger baldosas o azulejos diferentes a los de la resta del baño, ayudando así a separar de manera visual los dos espacios o se puede alicatar toda la ducha con los mismos materiales que el resto del baño consiguiendo una estancia uniforme.

Si el baño es pequeño, es aconsejable alicatar todo el baño con el mismo revestimiento para dar una mayor sensación de amplitud. Para incrementar esta sensación de amplitud, también es recomendable instalar una mampara de cristal que ayuda a integrar la ducha dentro del baño

Materiales de una ducha de obra

Las duchas de obra pueden revestirse de infinidad de materiales, dando continuidad al pavimento del baño: baldosas cerámicas, piedras naturales (mármol o granito), silestone con infinidad de colores y efectos y pequeñas piezas de gresite. Puedes encontrar también platos premoldeados en piedra o de cristales de cuarzo con resinas de una apariencia, calidad excepcional y esmaltados en gran variedad de colores.

Es importante tener en cuenta que el desnivel del suelo de una ducha de obra tiene que ser de por lo menos un 2%. El material utilizado en las duchas de obra, de manera tradicional y por su facilidad para suavizar las pendientes (sin aristas de ningún tipo), para el suelo la mayoría de las veces el gresite que son azulejos en piezas pequeñas.


Otros artículos sobre cuartos de baño: