cocina reformada

Como convertir un piso en mal estado, en una pieza de gran valor inmobiliario.

En el momento de querer vender un inmueble, de particular a paricular o bien por medio de entes especializados, muchas veces resulta largo y tedioso después de muchas visitas realizadas por personas interesadas materializar la venta. Estas podran extenderse en la decisión de compra o perder el interés según el estado en que se encuentre el inmueble.

¿En este caso que sería lo más viable?

Ante una cuestión de este tipo o a la necesidad del momento se nos viene de inmediato a la cabeza es un maquillaje o una intervención básica, pero muchas veces sabemos que esto quizá a largo tiempo puede suponer realizar mejoras en el resto del inmueble, y es aquí cuando nos planteamos la reforma integral.

También es cierto que va en condición de lo que se quiera invertir para luego rentabilizarlo con la venta o simplemente hacer mejoras que no supongan mucho costo, pero que a la vez la venta sea igual de rentable.

¿Cómo iniciamos este periplo de la intervención?

Analizaremos siempre nuestro entorno habitacional, vemos si existen problemas de humedades, pintura, elementos envejecidos, instalaciones de acorde a la normativa, suelos, paredes, puertas o el tipo de carpintería. Ya fuera del contexto de la reforma, la decoración de interiores o elementos decorativos.

Según la necesidad observada empezaremos a valorar por medio de profesionales el tipo de solución, y con ello un presupuesto, en el cual se ha de definir el tipo de materiales, mediciones y por ende los valores de esa intervención, ya con esto podremos definir que es más viable económicamente, si la reforma general o una intervención parcial. Otro tema muy importante es saber la duración de las obras.

Una vez definido todo nos ponemos manos a la obra con la empresa que contratemos para iniciar las labores correspondientes según el presupuesto.

¿En realidad, sería rentable aventurarse a reformar antes de vender?

A primera vista puede parecer un poco inseguro invertir cierta cantidad de dinero, sin saber si se amortizara en meses o incluso años, por lo cual muchas veces las reformas se han de planificar en el momento o según las previsiones que se tengan para cierto tipo de inmueble.

Incluso, hoy en día es viable, además, de dotar la vivienda de elementos tecnológicos que hagan mas atractiva la vivienda, al igual que encarecen de cara a una venta, pero ya con ello solucionamos varios temas en una sola obra o intervención.

Una vez resuelta todas estas dudas, el piso o bien inmueble se podrá apreciar de otra manera si se opta por la reforma integral, ya que será muy atrayente para el comprador o el inversor que busque obtener un bien raíz reformado sin complicaciones a futuro e incluso con los elementos innovadores, estilo y con la garantía de que no invertirá en hacer mejoras.

Podemos, además, apoyarnos en un profesional del interiorismo para darle un toque no tan personal, pero si del agrado, que se vuelva en esa gran pieza inmobiliaria la cual le damos valor añadido realizado intervenciones.